Gandia recibe 450.000 € en ayudas de la UE y la Generalitat para mejorar y potenciar turísticamente el patrimonio

6/7/2018


El Coordinador General de Urbanismo, Vicent Mascarell y el edil Nahuel González (en representación del concejal de Patrimonio, Xavier Ródenas), han anunciado esta mañana que Gandia ha recibido ayudas por valor de 450.000 € del programa operativo FEDER de la Comunitat Valenciana, cofinanciado por la Unión Europea y la Generalitat, para la protección, conservación o recuperación de bienes de patrimonio cultural valenciano. Así, se han aceptado los anteproyectos municipales que afectan a dos Bien de Interés Cultural (BIC): el Castell de Bairen y el Morabit.

Castell de Bairen
El anteproyecto se denomina “Habilitación del Parque Arqueológico del Castell de Bairen”, con la intención de recuperar y poner en valor el yacimiento arqueológico y constructivo y convertirlo en un centro de interpretación. En este sentido, se contempla la conexión del castillo con el Marjal de Gandia y la playa, sorteando la N-332 con una pasarela de madera. La subvención otorgada es del 50% (450.000 €) del coste total del proyecto. De la inversión restante se haría cargo el Ayuntamiento de Gandia.

El Morabit
El anteproyecto elaborado por los técnicos municipales contempla la restauración y rehabilitación del Morabit de Marxuquera para convertirlo en un Centro de Interpretación de la Serra Falconera. La ayuda concedida es de 50.000 €, el 50% de la inversión prevista.

La previsión es poder ejecutar los proyectos en 1 o 2 años. Así es que en el 2019 ya se podrían licitar las obras.

“Gandia es una de las ciudades valencianas con más patrimonio BIC y Bien de Relevancia Local. Esto, que es muy positivo, representa también un handicap, por la necesidad de recursos económicos para mantenerlo y potenciarlo. Por eso son importantes estas ayudas, porque de otra manera sería imposible hacer frente con fondos propios”, ha recalcado Mascarell.

Por su parte, González ha recordado el doble objetivo de las ayudas: “Recuperar y conservar el patrimonio histórico, pero también darle un valor turístico diferenciador y complementario al solo y playa. Un ejemplo, es que nuestros visitantes podrán ir al castillo, a pie o en bici, desde la playa, atravesando otro espacio natural extraordinario cómo es nuestro marjal”.