La bandera del Arco iris ondea con crespón negro en recuerdo de las víctimas de la LGTBifobia

17/5/2018


En la fachada del Ayuntamiento de Gandia ondea hoy durante todo el día la bandera del arco iris, símbolo de los derechos y libertades del colectivo lgtbi. Pero con un crespón negro. Y es que hoy jueves, 17 de mayo, es el Día Internacional contra la lgtbfifobia. La efeméride de la eliminación en 1990 de la homosexualidad de las listas de enfermedades mentales por parte de la Organización Mundial de la Salud. 

“¿Parece extraño, alejado, verdad? Pues no hace ni 30 años de esto. Es evidente que habido muchos avances al respecto, tanto a nivel legislativo, como en el ideario social. Pero esto no tiene que llevarnos a engaño, porque la LGTBIFobia es una de las formas de odio más estendidas”. Lo ha explicado esta mañana la vicealcaldesa y concejal de Diversidad, Lorena Milvaques, quien ha recordado que hay más de 70 países en los códigos penales de los cuales hay normas represoras de las orientaciones, identidades y expresiones de género diversas e incluso algunos de ellos contempla la posibilidad de pena de muerte para el colectivo LGTBI. Las solicitudes de asilo motivadas por esta dramática situación van en aumento. 

“En nuestro entorno, el odio, la lgtbifòbia social, aísla, es causa de violencia, incluso de muerto, por suicidio o asesinato, como el caso que tenemos muy presente a nuestro corazón, el del vecino Javier Albil, asesinado al 2014”
Inmaculada Mújica, socióloga y psicóloga especialista en atención a personas LGTBI, ha asegurado hace poco que prácticamente el 100% de las personas del colectivo LGTBI han sufrido algún episodio de angustia y/o ansiedad debido a la LGTBIfobia y los prejuicios que todavía existen en la sociedad. 
Y en la escuela, todo y los esfuerzos, la lgtbifobia continúa representando un porcentaje muy elevado de los casos de acoso entre las niñas y los niños. 
“La sociedad no ha superado la fobia ni prejuicios al colectivo LGTBI de forma activa ni pasiva, entendiendo activa cuando sufren una agresión directamente las personas y pasiva por los prejuicios que se tienen hacia lesbianas, gays, bisexuales, personas trans, etc... Y, a pesar de todo, desde el Departamento de Diversidad del Ayuntamiento queremos lanzar un mensaje positivo. El drama existe sí, pero se puede combatir desde muchas vertientes”
Desde la visibilidad del colectivo LGTBI en todos los ámbitos sociales: Las Fallas, el colectivo quizás más numeroso de la ciudad, (con las campañas de cantar “borinot el qui no bote”, en lugar de "maricón"; los casales, espacios libres de lgtbifobia; el primer banderín a la mejor escena que refleje la diversidad afectivo-sexual, familiar y de género, etc... Con los comercios, y empresas, con las cuales se está empezando a trabajar en espacios lgtbifriendly, tanto para los clientes, como para las trabajadoras y trabajadores...
“En los centros educativos, con toda una serie de charlas y talleres que el colectivo Lambda está impartiendo dentro de su programa Diversia. Y otras propuestas en el mismo sentido que estamos preparando con colectivos lgtbi de la ciudad... Desde la cultura, con actividades anuales cómo el Mostra't, de la Asociación Poliqroma, que presentaremos en pocos días... O la programación de la tercera edición del Orgullo de Gandia, que también daremos a conocer en breve... Con importantes novedades, como la implicación de los comercios y hosteleros, etc...”
El Ayuntamiento ha sumado esfuerzos de colectivos lgtbi, comunidad educativa, Universidad, sindicados, medios de comunicación especializados, partidos políticos, etc.., en el Primer Consejo de la Diversidad lgtbide la ciudad, que ya está trabajando, por cierto, en el borrador del Plan de la Diversidad y que incluirá en su anexo un Protocolo de actuación contra la lgtbifobia, similar al puesto en marcha contra la violencia machista. 
El Gobierno del Botànic ya ha aprobado el anteproyecto de la Ley Valenciana por la Igualdad LGTBI. Y desde Gandia están estudiando los detalles para adaptar el protocolo. 
En definitiva, “hoy es un día triste, de recuerdo a las víctimas del odio, de la lgtbifobia, pero también para la esperanza. De que esta sociedad está cambiando, destruyendo estereotipos, que se siente orgullosa de la diferencia, de su diversidad. Sólo el amor conquistará el odio”, ha concluido Milvaques.