La Renta Valenciana de Inclusión ya es una realidad en Gandia

12/2/2019


Esta mañana han comparecido en rueda de prensa  el concejal de Responsabilidad Social, Nahuel González, y la técnica de Servicios Sociales, Isabela Seguí, para presentar balance sobre la concesión de Rentas de Inclusión en Gandia.

Hay que recordar que la actual Renta Valenciana de inclusión (RVI) nació de la mano de Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas y sustituyó a la denominada Renta Garantizada de las anteriores legislaturas. Su objetivo es facilitar unos ingresos mínimos a la ciudadanía que se encuentre en situación de vulnerabilidad.

González ha mostrado su satisfacción por el trabajo llevado a cabo en materia social durante los últimos años. De hecho, el número de trabajadores y técnicos municipales en materia social en el Ayuntamiento de Gandia se ha visto incrementado considerablemente durante esta legislatura. Recordemos que ayer mismo, fue anunciada en rueda de prensa la consolidación de cuatro plazas de técnicos de Dependencia.

Actualmente, la Renta de Inserción va desde 630 euros al mes, en el caso de familias constituídas por una sola persona, hasta 990 euros, en el caso de familias de más de cinco miembros. Esta renta va ligada a un complemento de alquiler para familias que estén en riesgo de pérdida de vivienda.

Ahora mismo, hay 139 familias de Gandia que ya están cobrando la Renta Valenciana de Inclusión. Durante los próximos días, 63 familias más se pondrán al día del cobro, las restantes durante el mes de marzo tendrán garantizada la renta”, ha confirmado González.

Aumenta el importe y la duración

Como novedad, la duración del cobro de la Renta Valenciana de Inserción ya no será de seis meses sino de tres años prorrogables, procurando una continuidad en los ingresos de estas familias desfavorecidas. Además de la duración, también se ha visto incrementado el importe de las ayudas debido a la subida del salario mínimo interprofesional. “Esta medida paraliza los desahucios, evita mendicidad, es una forma de evitar situaciones de riesgo”, según las palabras del concejal.

El Ayuntamiento también está velando para que las personas adjudicatarias cumplan con las condiciones de acceso a estas ayudas. Se están haciendo visitas domiciliarias por parte de las trabajadoras sociales de barrio para confirmar la vulnerabilidad de las familias y evitar la picaresca. También se exige a los beneficiarios cumplir con la normas de convivencia ciudadana. “Cualquier tipo de delincuencia y las ocupaciones ilegales de viviendas son incompatibles con la percepción de la ayuda”, ha dicho el concejal. Por último, se les exige que estén en búsqueda activa de empleo. Como contraprestación se les ofrece formar parte de programas laborales inclusivos como el Incorpora’t llevado a cabo en el Grau. “No se trata de que una familia cobre y que espere a que la Administración cubra sus necesidades. Se trata de que la Administración, mientras encuentran el puesto de trabajo, les facilite unos ingresos mínimos y no acaben en situación de mendicidad”, ha hecho hincapié Gonzalez.

Gandia, pionera en materia social

Gandia siempre ha ido a la cabeza en materia social, de hecho es la primera ciudad de todo el territorio valenciano en tramitar la Renta Valenciana de Inclusión.

Se espera que a finales de marzo ya se habrán pagado las rentas que quedan pendientes. El Ayuntamiento estudia la posibilidad de ampliar el rango para que, una vez pagadas todas las Rentas de Inclusión, las ayudas municipales vayan destinadas a otras personas que, aún teniendo necesidades, no cumplían con los requistos de la RVI.

Por su parte, Seguí, al igual que el concejal, ha mostrado su satisfacción por la gestión de su departamento. “No se trata de dotar solamente de recursos económicos a las familias; además conlleva un proyecto de inclusión social que se trabaja conjuntamente con ellas”. Seguí ha aludido al esfuerzo realizado y ha agradecido la colaboración de otros departamentos como Padrón y Registro del Ayuntamiento. “Ha sido difícil, pero lo hemos sacado adelante. En la actualidad no hay listas de espera”.

Durante 2018, se han solicitado 340 ayudas, de las que 139 ya están resueltas. Está previsto el pago de 63 dentro de tres semanas y el resto, antes de finales de marzo.

En la actualidad, la renta mínima para un miembro es de 630 euros sin contar los complementos de alquiler o hipoteca y de pobreza energética.

Otra novedad es que a partir de abril entrará en vigor el complemento de ingresos mínimos. De esta manera, las personas que cobran una pensión no contributiva, que en la actualidad es de 392 euros, también percibirán un complemento de 159 euros. También se verán beneficiadas las víctimas de violencia de género que cobran 430 euros correspondientes a la Renta Activa de Inserción y que así también percibirán un complemento de 199 euros.

Se espera que para 2020 todas las personas que, aún estando trabajando, su salario sea mínimo tengan la posibilidad de complementarlo con esta prestación.

Para solicitar la Renta de Inclusión los interesados deben acudir a cualquiera de los cuatro centros sociales de nuestra ciudad: Beniopa, Raval, Corea y Grau.